Venciendo la tentación

Santiago 1:12 | Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.

INTRODUCCIÓN

En una de sus primeras grabaciones el cantante cristiano Marcos Witt, interpreta una canción que describe el conflicto interno de todo ser humano al confrontar la tentación. La letra de su canción dice:

Existe una pasión dentro del corazón, buscando mi destrucción, se llama tentación. La guerra que hay en mí, destruye mi sentir. Necesito distinguir al enemigo tentación. ¡Oh Dios! Ya no hallo que hacer, ¡Mi Dios! Ayúdame a vencer, la tentación. Existe el bien y el mal, la prueba es final. Yo tengo que escoger cual será la solución, Se ha vuelto en obsesión, urge una decisión, Yo tengo que saber qué hacer con la tentación.

Gracias, gracias sean dadas a Jesús que venció, mía es la victoria que ganó, le ganaré a la tentación. ¡Oh Dios! Encontré la solución, ¡Mi Dios! Me ayudaste a vencer, la tentación

EL CONFLICTO HUMANO

Este no es un problema nuevo ni reciente, es tan viejo como la existencia del hombre. En el huerto del Edén se originó el conflicto. Satanás, la serpiente antigua, tentó con engaños al hombre para que desobedeciera el mandamiento de Dios su creador, al caer en la trampa, el hombre pecó, y desde allí quedó sembrado en lo profundo del alma de toda su descendencia, la semilla de la concupiscencia, que es el apetito desordenado de placeres deshonestos.

A través de todas las escrituras encontramos hombres y mujeres de Dios que pudieron vencer, esto nos enseña que con la ayuda de Dios se puede vencer la tentación, pero también encontramos ejemplos de aquellos que cayeron en la trampa de la tentación. Pablo confronta este conflicto en su carta a los romanos diciendo:

NVI Romanos 7:18 y 22-24 | 18Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa, nada bueno habita. Aunque deseo hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo. 22Porque en lo íntimo de mi ser me deleito en la ley de Dios; 23pero me doy cuenta de que en los miembros de mi cuerpo hay otra ley, que es la ley del pecado. Esta ley lucha contra la ley de mi mente, y me tiene cautivo. 24¡Soy un pobre miserable! ¿Quién me librará de este cuerpo mortal?

¿QUÉ ES LA TENTACIÓN?

Es un pensamiento que tiene como objetivo estimular nuestros sentimientos y apetitos carnales para hacernos caer en la trampa del pecado. Santiago utiliza palabras que nos ayudarán a entender, confrontar y vencer la tentación, él dice:

Santiago 1:12 | Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.

  • Bienaventurado. Santiago comienza su consejo estimulando la fe de quien es tentado, él dice “Bienaventurado el varón que soporta la tentación”. La palabra bienaventurado significa: doblemente bendecido, y en Mateo 5: 3-12, el Señor Jesús nos enseña que hay una doble bendición, una eterna y una terrenal para todo el que es probado y vence. Santiago no está condenando al que es tentado, porque el ser tentado no es pecado, la tentación llega como un pensamiento que puede ser desechado.
  • Soportar. “Bienaventurado el varón que soporta la tentación”. Esta palabra viene del griego jupoméno y significa: resistir, permanecer firme, tener integridad, perseverar. Lo cual nos enseña que la doble bendición no es para quien es tentado, sino para quien resiste y permanece en integridad, este “recibirá la corona de vida”.
  • La Tentación. La palabra tentación viene del griego peirasmós que significa: poner a prueba, adversidad. Lo que nos deja ver que la tentación es una prueba, un examen de nuestras convicciones morales y espirituales.

¿CÓMO FUNCIONA LA TENTACIÓN?

NIV Santiago 1:14-15 | Todo lo contrario, cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen.

15Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte.

El Enemigo no puede obligarnos a pecar, pero la lección que aprendemos de Adán y Eva en el Edén, es que él conoce las debilidades humanas, el sabe como manipular los escenarios, las situaciones y mentiras para estimular los impulsos carnales que crean conflictos en la mente y el alma en contra del espíritu, para luego llevarnos a pecar. El enemigo es como un sutil cazador que prepara carnadas, una tras otra, para llevar a su ingenua presa al lugar en donde caerá en la trampa. Es por eso que el cristiano debe hacer morir los deseos carnales por medio de su relación con el Espíritu Santo de Dios, porque entre mas fuertes sean los deseos de la carne, mas fácil se caerá en las trampas de Satanás.

La tentación no es del todo negativa, hay algunas enseñanzas que podemos aprender al ser tentados:

  1. La tentación nos revela si todavía quedan aéreas que debemos ceder a Dios. Si nos sentimos tentados es porque todavía hay debilidades.
  2. La tentación nos revela lo que hay en nuestro corazón:

Deut. 8:2a | Recuerda que durante cuarenta años el Señor tu Dios te llevó por todo el camino del desierto, y te humilló y te puso a prueba para conocer lo que había en tu corazón…

  1. La tentación prueba nuestra obediencia a Dios:

Deut. 8:2b | …te puso a prueba para conocer lo que había en tu corazón y ver si cumplirías o no sus mandamientos.

  1. La tentación es un examen para probar que estamos listos para el próximo nivel de victorias espirituales. Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.

¿CÓMO SE VENCE LA TENTACIÓN?

Quién no quisiera poder decir que hay una formula fácil para vencer la tentación, o que salimos de ella por medio de la intercesión de otros, al escuchar bonitos mensajes, al ser miembro de la iglesia, pero todo esto sería una mentira. El Señor Jesús nos enseñó la forma para vencer:

  • Permanecer bajo la cobertura de la sangre de Cristo (Apocalipsis 12:11).
  • Velando y orando (Mateo 26:41).
  • La Palabra de Dios hecha vida en nosotros (Salmo 119:11).

CONCLUSIÓN

Todo aquel que conoce y ama a Jesús le ha sido dado el Espíritu Santo quien nos da la facultad de vencer las tentaciones. Anteriormente leímos lo que Pablo expresa con respecto a la lucha entre las tendencias pecaminosas de la carne y nuestra mente. Pablo concluye su reflexión al respecto diciendo que la victoria solamente viene por la unión con Cristo por medio del poder del Espíritu. Sigamos este ejemplo y venceremos.

NVI Romanos 8:1-2 | 1Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, 2pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me* ha liberado de la ley del pecado y de la muerte.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

solo con cristo podemos bencer el mal

Lucas dijo...

Amen!!! Teniendo a Jesus en tu Corazon, no hay Nada que te pueda Ganar!!! Orando, Velando, sirviendole con toda tu alma al Señor todo se puede en la Vida =)

Publicar un comentario en la entrada

Aclaración

Este Blog no tiene fines de lucro, ni propósitos comerciales, el único interés es compartir los gustos y las preferencias de su autor, con personas afines. Julio Carreto. Predicador