Ocho pasos para vencer la tentación

 

  1. Responsabilizate de tus actos
    Como persona auténtica debes reconocer que eres vulnerable y que puedes caer en cualquier momento. No pienses que eres inmune, la Biblia dice “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.” 1 Corintios 10:12 12Así que, el que piensa estar firme, mire no caiga., debes aceptar con humildad que lo que ocurre en tu vida es responsabilidad tuya y de nadie más. Así que deberás estar conciente que la tentación existe sin embargo “Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir.” 1 Corintios 10:13 13No os ha tomado tentación, sino humana: mas fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis llevar; antes dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis aguantar.
  2. Identifica tu patrón de tentación
    Todos tenemos un patrón de conducta, es necesario que identifiques el tuyo y te des cuenta que hay ciertas cosas que te tientan mas que otras. La tentación nos llega de acuerdo con el patrón de conducta, recuerda que el diablo te conoce muy bien y sabe que es lo que te hace más susceptible a la tentación, así que debes responder para ti:
    Cuando Peco – cómo Peco – Con qué peco.
    Es necesario que tú conozcas de ti mismo la trayectoria que tiene tu camino. Lamentaciones 3:40 40Escudriñemos nuestros caminos, y busquemos, y volvámonos a Jehová. te dice que examines y escudriñes tu camino. Es necesario conocerse a sí mismo. Así que identifica lo que te hace caer, da respuesta a las siguientes preguntas:
    • ¿Qué día soy más tentado?
    • ¿A que hora soy más tentado?
    • ¿En que lugar soy más tentado?
    • ¿Con quien estoy cuando soy más tentado?
    • ¿Qué gano y que pierdo al caer en tentación?
    • ¿Cómo te sentías justo antes de caer en la tentación: Enojado, triste, deprimido, orgulloso, etc.?
    La respuesta a estas preguntas te puede ayudar a encontrar los “disparadores” que te llevan a la tentación
  3. Planea evitarlo
    Una vez que identifiques los “disparadores” que te llevan a pecar, planea evitarlos. En Proverbios 4:23 23Sobre toda cosa guardada guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. la Biblia dice “Fíjate en el sendero de tus pies y todos tus caminos serán estables”. Es absolutamente necesario que identifiques tus propios caminos para que puedas evitar aquellos que te llevan a caer.
    Toda tentación comienza con un proceso natural y legítimo, por ejemplo el sexo, es un regalo de Dios, y es absolutamente natural el deseo de practicarlo, el problema se da cuando quieres satisfacer esos deseos naturales de forma ilegitima a cualquier precio incluido el pecado.
  4. Protege tu corazón
    Proverbios 4:23 23Sobre toda cosa guardada guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. dice “Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida.”
    Necesitas guardar tu corazón. Es curioso pero cada día aseguras la puerta de tu casa para que no entre el ladrón, también le pones seguros especiales a tu auto para que no te lo roben, y pones claves de protección a tus accesos electrónicos para que nadie viole tu información, pero ¿Estás protegiendo tu corazón”, recuerda de que de él mana la vida. La Biblia dice que somos lo que nuestro corazón es pues de la abundancia del corazón habla la boca.
    En Efesios 4:27 27Ni deis lugar al diablo. la Escritura te dice “No le des lugar al diablo”, así que debes protegerte pues Satanás querrá más y más de tu vida, te quiere deshacer en pedazos, el diablo es muy paciente y persistente, él se va apoderando de tu vida poco a poco, paso a paso. Es el diablo quien te habla al oído con frases clásicas como “tu lo mereces”, “no tiene nada de malo”, “que tanto es tantito”, “solo una vez”, “hazlo después te arrepientes”, “es de humanos errar”, “no pasa nada”, “todos lo hacen”, etc..
  5. Establece tus límites
    Debes poner límites en tu vida, ¡no juegues con la tentación!, así como un fuego debe permanecer en la chimenea pues si rebasa sus límites arrasa con la casa, tu que te conoces debes establecer tus propios límites. El apóstol Pablo dijo a Timoteo, “Ten cuidado de ti mismo” 1 Timoteo 4:16 16Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello; pues haciendo esto, á ti mismo salvarás y á los que te oyeren. uno debe reconocer hasta donde puede llegar y evitar riesgos innecesarios que conllevan a ofender a Dios con el pecado.
  6. Pide ayuda a Dios
    Jesús dijo “Está alerta y ora para que no entres en tentación” Mateo 26:41 41Velad y orad, para que no entréis en tentación: el espíritu á la verdad está presto, mas la carne enferma.. Necesitas pedir ayuda a Dios, no te creas “el fuerte”, no trates de resistir con tus propias fuerzas pues no podrás. Una de tantas promesas de Dios dice “Invócame en el día de la angustia, Yo te libraré y tu me honrarás” Salmos 50:15 15E invócame en el día de la angustia: Te libraré, y tú me honrarás..
    En el libro de Hebreos 4:14-16 14Por tanto, teniendo un gran Pontífice, que penetró los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.15Porque no tenemos un Pontífice que no se pueda compadecer de nuestras flaquezas; mas tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.16Lleguémonos pues confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia, y hallar gracia para el oportuno socorro., podemos ver que Jesús nos comprende: “Por lo tanto, ya que en Jesús, el Hijo de Dios, tenemos un gran sumo sacerdote que ha atravesado los cielos, aferrémonos a la fe que profesamos. Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.”
    Recuerda que ser tentado, no es pecado, el pecado es caer en la tentación, por ello es importante que reconozcas la tentación.
  7. Enfócate en otra cosa
    Es muy interesante saber que el verdadero origen de la tentación esta en uno mismo “cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen. Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte.” Santiago 1:14-15 14Sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído, y cebado.15Y la concupiscencia, después que ha concebido, pare el pecado: y el pecado, siendo cumplido, engendra muerte.
    La tentación comienza con un pequeño pensamiento, que comienza a crecer y crecer, ¡nos seducimos a nosotros mismos!. Un hombre con problemas de pornografía confiesa que a veces cuando llega a un hotel al encender la TV hay programas con alto contenido erótico, y en alguno casos se trata de pornografía, así que la primera imagen es su “disparador”, él cambia de inmediato de canal, pero 2 minutos después regresa al canal a ver si ya pasaron las imágenes sexuales y hay más, le vuelve a cambiar de canal, pero a los 30 segundos ya está de nuevo ahí convencido que a el no le afecta y cae de tal manera que las imágenes que ve no le permiten tener paz por mucho tiempo, y afectan su vida de manera por demás estrepitosa. Hoy día sabedor de esto, ha decido en sus viajes, ni siquiera encender el televisor del hotel, y así no ha vuelto a caer.
    Recuerda que lo que nos atrae es precisamente el lugar donde enfocamos la visión o el pensamiento. Una mujer con problemas en su matrimonio camina tranquila por la calle, de repente un atractivo joven le sonríe, ella se sonroja, se agrada en el, pone ahí su mirada, sigue de largo pero su pensamiento está en ese joven apuesto, se siente atraída por él, piensa “que tal si…”, “a mi esposo no le importaría..”, “ y si lo intento?...”, su mente trabaja con la idea, se imagina el pecado en su mente, días mas tarde por la misma calle, encuentra al mismo joven, y cae en pecado con un gigoló(1) profesional.
    ¡Huye de la tentación!, así te librarás del pecado. No trates de resistir, Huye!, no discutas con el Diablo, ¡Huye!, ¡Huye! de ahí, escapa por tu vida, corre en sentido contrario.
  8. Busca amistades cristianas
    Procura relacionarte con personas que compartan tu fe, la Biblia enseña que si uno se cae el otro se levanta Eclesiastés 4:9-10 9Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo.10Porque si cayeren, el uno levantará á su compañero: mas ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante.. La naturaleza de nuestra vida nos lleva a relacionarnos con personas que no comparten nuestra fe ni nuestro amor por Dios, así que en el trabajo, o en la escuela o en la calle, recibimos de ellos constantes mensajes que animan a pecar. No se trata que no convivas con ellos, sino que además de establecer tus límites en la convivencia y darles testimonio de Cristo viviendo en ti, busques reunirte con amigos que comparten tu fe para que entre todos se den fortaleza orando unos por otros y animándose en la Palabra de Dios.
Concluyendo


Dios nos ha llamado a libertad, libertad del pecado, así que debemos romper las ataduras del pecado que impiden nos llegue la bendición. La salida más rápida de la tentación está precisamente a la entrada de la tentación. Cuando la identificas, no dejes que fluya más, detén la tentación, cambia de canal, da la media vuelta, huye de ahí.


Necesitamos la ayuda del Espíritu Santo para vencer, es inútil creer que lo lograremos sin la ayuda de Dios, recuerda que el corazón es muy fácil de ser engañado pues “nada hay tan engañoso como el corazón, no tiene remedio ¿Quién puede comprenderlo?” Jeremías 17:9 9Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?.

Necesitamos un nuevo corazón, Dios dijo “Ellos volverán a su tierra y echarán de allí a los ídolos detestables y pondrán fin a las prácticas repugnantes. Yo les daré un corazón íntegro, y pondré en ellos un espíritu renovado. Les arrancaré el corazón de piedra que ahora tienen, y pondré en ellos un corazón de carne, para que cumplan mis decretos y pongan en práctica mis leyes. Entonces ellos serán mi pueblo, y yo seré su Dios.” Ezequiel 11:18-20 18Y vendrán allá, y quitarán de ella todas su torpezas, y todas sus abominaciones.19Y darles he un corazón, y espíritu nuevo daré en sus entrañas; y quitaré el corazón de piedra de su carne, y daréles corazón de carne;20Para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis juicios y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea á ellos por Dios.


Es necesario un cambio de naturaleza y si tu tienes a Cristo en tu corazón, quiere decir que Dios te hizo una nueva criatura 2 Corintios 5:17 17De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. así que tu recibiste un nuevo corazón de Dios por lo que ahora tienes que trabajar en estos 8 pasos para no contaminarlo más obstruyendo las bendiciones que Dios tiene para tu vida.

Gustavo Mata
01-10-2007

Fuente:

http://www.iglesialatina.org/modules/sections/index.php?op=printpage&artid=4084

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aclaración

Este Blog no tiene fines de lucro, ni propósitos comerciales, el único interés es compartir los gustos y las preferencias de su autor, con personas afines. Julio Carreto. Predicador